In Productos de Protección Electromagnética

 

¿La radiación es perjudicial para los humanos?

Normalmente, usted no la vera, probará, escuchará o sentirá. Entonces, ¿por qué es tan mala? Típicamente, la radiación parece ser solo un peligro en el marco de los grandes eventos como pudiera ser el estallido de una bomba nuclear, produciéndose suficiente radiación para dañar o destruir tejidos corporales en el acto. Sin embargo, los resultados de exponerse por tiempo prolongado a radiación de bajo nivel puede ser igual de mortífera. La radiación electromagnética simplemente es emitida en forma de partículas de energía u ondas

Estamos hablando en este caso de las CEM, es decir de los campos electromagnéticos que se producen a través de los cables de electricidad, los teléfonos móviles, los ordenadores, los transformadores, las luces fluorescentes, las radios con reloj y hasta los secadores del pelo. Cuando la radiación electromagnética entra en contacto con un ser vivo, causa ionización, es decir la perdida de electrones de los átomos, pudiéndose en algunas casos producir mutaciones de cromosomas o  hasta daño celular. Si perder los electrones afecta a las células de manera adversa, entonces también puede dañar a los tejidos, afectando también a los órganos y luego al entero sistema del cuerpo. Básicamente nadie debería perder electrones.

Tristemente en nuestro mundo moderno, es más fácil perder electrones que acumularlos. Vemos televisión, hablamos por el móvil, trabajamos en oficinas repletas de aparatos eléctricos, estando continuamente expuestos a las CEM o la radiación electromagnética. Todo esto nos expone constantemente a la perdida de electrones. La mayoría de la gente no hace nada para contrarrestar los efectos de la radiación que produce la perdida de electrones, si que literalmente nos roba. Mas bien muchas veces nos saturamos a nosotros mismos, rodeándonos con los últimos dispositivos electrónicos, sean juguetes, tecnología punta u otras trivialidades.

El cuerpo necesita electrones para estar sano y podemos de hecho ganar electrones al dar un paseo por el campo o la playa, respirar oxigeno puro y comer frutas y vegetales crudos. Podemos conectarnos a la tierra mientras trabajamos o dormimos. Vea cómo hacerlo aquí. Estas actividades le dan electrones al cuerpo para que pueda regenerarse.

Quizá usted piense: “un poco de radiación cuando uso Internet, hablo por el móvil o veo la televisión no me hará daño. No es como si estuviera metiendo la cabeza en el microondas” Pero… ¿realmente no importa? Si usted ingiere una cucharada de sal puede que no le afecte, pero ¿que hay si la toma muchas veces al día?

John Gofman, profesor de Física Medica de la Universidad de California, experto en los efectos de la radiación para la salud, es una de las personas que mas ha hablado en contra de la exposición a la radiación. El declara que “no habrá un lugar seguro. A decir verdad, cualquier radiación es un permiso para cometer un homicidio” Este hombre sabe lo que dice porque ayudo a producir plutonio para un proyecto nuclear. Todas las interacciones con dispositivos eléctricos se acumulan con el tiempo. Esas dosis leves pero diarias de radiación aumentan el riesgo de desarrollar varios tipos de enfermedades, incluyendo el cáncer de colón. La radiación puede estresar demasiado el colón e interrumpir los procesos digestivos, lo cual provoca dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, y en algunos casos cáncer.

Literalmente estamos nadando en radiación todos los días. Las zonas urbanas, en particular, acribillan el cuerpo humano con contaminación electromagnética toxica en la casa, el trabajo, las escuelas y hasta el aire libre

El Instituto Nacional Sueco para la vida, en colaboración con la Universidad de Oerebro, descubrieron que los usuarios de teléfonos móviles muestran un “… riesgo del 240 por ciento para desarrollar un tumor maligno del lado de la cabeza en donde típicamente se colocan su teléfono”. Se podría pensar que los efectos de los teléfonos móviles se limitan sólo a la cara y el cráneo, pero eso no es lo que siempre sucede. Un informe presentado a la Unión Económica en el año 2ooo encontró que tres miembros de un equipo de vigilancia fallecieron de cáncer de colón. Los trabajadores rutinariamente tenían transmisiones de radiofrecuencia (RF) cerca de la parte baja de sus espaldas mientras estaban de servicio. La radiación RF es exactamente lo que emiten los móviles.

De modo que llevar un móvil en la cintura o tenerlo en el bolsillo puede traer serías consecuencias porque el tracto intestinal es muy sensible a la radiación.Un artículo publicado en Occupational Medicine sugiere que algunas enfermedades, como la Tiroiditis y la Enfermedad Inflamatoria del Intestino, pueden comenzar a partir de campos electromagnéticos de baja frecuencia (50 Hz). Esa radiación podría comprometer la mucosa intestinal, irritar el colon, y activar una inflamación constante.

¿Cómo reducir las toxinas de la radiación? Véalo haciendo clic aquí.

 

Comentarios del Doctor Edward F. Goup en su libro “La Limpieza Verde del Cuerpo”

Recommended Posts

Leave a Comment

0

Start typing and press Enter to search