In Información

La Raíz de Toda Enfermedad

Energía es igual a vida. Con falta de energía surge la enfermedad. Para que la energía permanezca en un flujo constante en las mitocondrias celulares, se requiere un suministro constante de electrones para que la cadena nunca se interrumpa. Esto es un tema muy importante, como pronto veremos, y también es regulado por el cerebro y por lo tanto afectado por la luz, la oscuridad, el magnetismo y la gravedad.

El hipotálamo en el cerebro es como un reloj biológico que regula todas las funciones del cuerpo y puede detectar la falta de electrones y dar ordenes para incrementar la alimentación provocando hambre para saciar esa falta de energía. En ese proceso interviene la leptina, la hormona sintetizada en el tejido adiposo.

¡Nos enseñan a pensar en la obesidad como un exceso de calorías. Sin embargo, cuando se mira desde un punto de vista cuántico, se confirma que la obesidad es una enfermedad de pérdida de electrones !

Deberíamos dejar de pensar en los alimentos como carbohidratos, proteínas y grasas, y pensar más bien en ellos como electrones que mueven a los protones a través de las membranas de las células.

Esencialmente obtenemos electrones de los alimentos, o al menos eso es lo que piensa la mayoría. Hacemos esto moviendo esos electrones sobre la membrana mitocondrial interna, y el resultado es la producción de CALOR y ATP

Cuando se interrumpe el flujo de electrones por cualquier motivo, significa que la energía en el sistema del cuerpo disminuye.

¿Donde obtener un flujo constante de electrones?

La perdida de energía, no solo es causa fundamental para la obesidad, sino que es fundamental para la generación de enfermedades y la activación del sistema inmunológico.

La Tierra tiene un suministro interminable de electrones que provienen del núcleo de la Tierra. Si estamos desconectados de la Tierra por cualquier razón el flujo de electrones termina.

Si pudiéramos aumentar el flujo de electrones de cualquier fuente, podría revertirse una enfermedad más fácilmente.  Si no mantenemos la conexión con la Tierra tendríamos que compensar la pérdida de electrones de la Tierra ¡comiendo más! Esta es una gran pista sobre por qué se engorda. Si nos desconectamos constantemente de la Tierra, demasiado a menudo, nos da hambre, porque el cerebro detecta la falta de electrones, y comemos para compensar la pérdida de electrones.

Los Electrones más importantes que la Dieta

Todos los antojos y el hambre están relacionados a la pérdida de electrones y que el hipotálamo en el cerebro detecta mediante la leptina. La conexión a Tierra tienen mucho sentido. Las calorías de los alimentos es mas insignificante. ¡El cerebro no cuenta las calorías, cuenta los electrones! Si faltan, da hambre.

Para la generación de energía se requiere una fuente constante de electrones, ¡no calorías! Esta es la razón de porque muchas personas, e investigadores incluso, no entienden la obesidad. Los carbohidratos no son ideales porque son de baja densidad de electrones.

Si usted tienen hambre de electrones, comer algo que tenga menos densidad de electrones (carbohidratos) lo hará sentir más hambre, no menos. Es por eso que los carbohidratos estimulan el apetito y por ninguna otra razón.

Los electrones libres de la Tierra fueron diseñados por el Creador para ser entregados al 100%. Necesitamos cantidades masivas de electrones para mantener nuestras mitocondrias zumbando cada segundo del día para seguir con vida. Cuando se detienen morimos. Los electrones de los alimentos nunca podrían sostener ese tipo de flujo al 100 x 100.

Por lo tanto la dieta y la comida no pueden ser el factor más importante en la obesidad. Necesitamos la conexión a Tierra para obtener los electrones del núcleo de la Tierra. Y en el invierno es más importante que en cualquier otro momento porque la comida en la naturaleza es más escasa en ese tiempo.

La Contaminación Electromagnética nos roba Electrones

Actualmente estamos desconectados de la Tierra en todas las estaciones debido a la forma en que vivimos y nadamos en un mar de contaminación electromagnética que bloquea el flujo de electrones de la Tierra hacia nosotros.

¿Sabia que los campos electromagnéticos hechos por el hombre pueden interferir y  bloquear el flujo de electrones, de la misma manera que las interferencias eléctricas pueden estropear una emisión radiofónica?

¡De modo que alguien pudiera engordar debido a la pérdida de electrones al no reponerlos de la Tierra y no a la comida que está comiendo! La contaminación electromagnética reduce directamente el flujo magnético de electrones según las leyes de la física. No importa que tan pequeño o fuerte sea el campo electromagnético artificial, su efecto todavía se siente a nivel cuántico y el cerebro es una computadora cuántica.

La contaminación electromagnética disminuye nuestra fuerza de vida al bloquear el flujo constante de electrones que requiere la vida, y hoy en día, su intensidad aumenta cada vez que se actualiza nuestro teléfono móvil.

Esto explica porque las tasas de cáncer son más altas en entornos urbanos. La tecnología moderna nos está matando mas rápida y silenciosamente y nadie parece saberlo todavía.

No solo la obesidad sino cualquier otra enfermedad conocida por el hombre es claramente una condición inflamatoria, causada por una falta de producción de energía en las mitocondrias de nuestras células. De modo que, como no van a dejar de usarse el móvil y otras tecnologías, lo mas sensato parece ser es protegernos nosotros y a nuestras familias.

La Conexión a Tierra es Determinante para nuestra Salud

Hay una gran conexión entre nuestro intestino y nuestro entorno. Ahora ya se sabe porque muchas personas tienen un revestimiento intestinal con fugas también. Es uno de los primeros síntomas de un problema de energía. La razón es simple: cada 2-3 días, todo el revestimiento intestinal debe renovarse en la división celular, por lo tanto si la energía falta, no puede hacerlo eficazmente y causa interrupciones en el tiempo preciso de las reacciones bioquímicas en el intestino.

Esto puede suceder por dos causas: una pérdida de densidad de electrones de los alimentos o la des-conexión del campo gravitatorio electromagnético y natural de la Tierra durante largos periodos de tiempo.

Tal teoría se demuestra cuando el hombre viaja al espacio sin un campo magnético, o puede suceder en la superficie de la Tierra si la contaminación electromagnética supera el campo magnético o resonancia Schumann.

Cuando nos damos cuenta de que tenemos células magnéticas en nuestro cerebro, aprendemos lo importante que son los electrones libres y como el entorno puede afectar nuestra biología.

Esto lo ha demostrado sin lugar a dudas el cosmonauta ruso que fue al espacio en la estación espacial MIR durante 1,3 años. Perdió una gran cantidad de su densidad ósea. Los científicos rusos se dieron cuenta enseguida  de que la razón de su perdida de masa ósea en un corto periodo de tiempo se debía a su entorno de gravedad cero constante. Todo el tiempo el comió una dieta balanceada con suficientes calorías.

Esencialmente el astronauta ruso perdió electrones de su cuerpo y esto le causo una osteoporosis en 437 días. Los electrones fluyen de la Tierra a nuestro cuerpo cuando caminamos sobre el suelo y cuando estamos desconectados de la Tierra perdemos nuestros propios electrones.

Esto explica la creciente epidemia de osteoporosis hasta en personas jóvenes hoy día. El desajuste circadiano y la desconexión con la naturaleza acelera la pérdida de electrones en las mitocondrias.

El problema del astronauta no era de la dieta. ¿De donde obtiene la vida esta fuente constante de electrones? Ya sabemos la respuesta. ¡El cosmonauta ruso estaba desconectado de la Tierra y no tenía campo magnético! La respuesta es obvia. ¡La obtenemos solo de dos fuentes, los alimentos y el magnetismo de la Tierra. Necesitamos el contacto con la Tierra.

La Tierra nos proporciona una fuente constante de electrones. Por otro lado en nuestro mundo moderno la contaminación electromagnética disminuye la capacidad de la Tierra para transmitirnos esos electrones. La explosión de las comunicaciones por telefonía móvil coincide con un crecimiento masivo de enfermedades.

De manera que necesitamos re-conectar con la naturaleza, utilizar la tecnología con protección y medidas de seguridad. Practicar la higiene electromagnética en nuestro hogar y lugar de trabajo, haciendo mediciones para descubrir los focos principales de contaminación en nuestra casa y aplicar sistemas de protección. Salir al aire libre, a la playa, a la montaña… es una manera óptima de conseguir los electrones que tanto necesitamos.

Articulo basado en el Blog en inglés del Neurocirujano Jack Kruse

Le animamos a navegar en nuestra web para ver formas de re-conectar con la Tierra y llenarse de electrones.

Vea el artículo. ¿Cómo conectarse a Tierra?

 

 

 

 

Recommended Posts

Leave a Comment

0

Start typing and press Enter to search