In Información

Ha habido un boom bastante reciente entre los atletas y los entusiastas de la salud, sobre cómo recuperarse más rápidamente y con mayor facilidad de la inflamación aguda o crónica, así como de las lesiones a través del earthing. El término “earthing” se utiliza a menudo en Europa y equivale a lo que también se llama “grounding”.

FOTOWomanWalkingOnMoistPath-850x400caminar descalzo

Earthing es cuando alguien se conecta a tierra, y recibe un beneficio directo de la fuente de electrones libres e infinita generada directamente desde nuestro planeta. Estamos conectados a tierra cuando tenemos el mismo potencial eléctrico que la superficie de la Tierra. Los electrones son absorbidos o se descargan a través de la piel, principalmente a través de los pies en contacto con el suelo. Se trata de un principio profundo de sentido común, que proporciona  un enorme  bienestar y que está actualmente relacionado con muchas historias entusiastas que surgen en todo el mundo avalando su éxito.

Es bien aceptado que los sistemas eléctricos de nuestras casas o equipos eléctricos sofisticados deben conectarse a tierra para funcionar con seguridad y eficacia. Pero ¿cuándo hemos examinado el cuerpo humano desde un punto de vista fundamentalmente bio-eléctrico en la naturaleza, que también trabaja de manera más óptima con conexión a tierra, y que está sufriendo los efectos adversos de la falta de ella?

fotoarticuloBlueEarthMatrix-300x214

El universo es fundamentalmente todo energía En pocas palabras, la energía es la información universal en movimiento dentro y alrededor de todo. Se está moviendo muy rápido, así que sólo se percibe un porcentaje muy pequeño de la misma a través de nuestros cinco sentidos; por lo general, podemos notar solamente sus efectos (pensemos en señales de radio, ultrasonidos, o incluso el  amor). Su carga eléctrica es esa chispa de la vida que nos anima, y ha sido bien considerado desde hace miles de años, principalmente por las culturas orientales e indígenas – que en realidad han estudiado sus propiedades y lo hemos llamado por muchos nombres como… fuerza de la vida, energía, electrones, espiritu y mucho más.

Nuestro universo funciona debido a las interacciones de la energía. Todos nuestros pensamientos, incluyendo las percepciones, creencias, deseos y necesidades, todas nuestras emociones y sentimientos, nuestras sensaciones, movimientos y nuestro espíritu son los resultados de este sustrato esencial de energía.

El organismo de una sola célula, la más pequeña – es un campo bio-electromagnético. Este campo es una función de la vitalidad presente en ese ser. Incluso se puede percibir y medir esto como radiación o un resplandor a través de cámaras especiales. Todos hemos sentido la sorpresa causada por el impacto de la electricidad estática; eso ha sucedido en momentos en los que hemos estado ante un material conductor, como el tirador de un coche, la manilla de una puerta, o al saludar a alguien y darle la mano, para que el exceso de carga se manifieste con un chispazo.

fotoarticulolightening1-300x300

En escala mucho mayor las más de 5.000 descargas de rayos por minuto, actualizan constantemente a nivel mundial el suministro casi ilimitado que tiene la Tierra de electrones libres. Para dar luz sobre lo inmensamente poderosa que es esta fuerza diremos que una sola tormenta eléctrica puede contener más energía que diez bombas atómicas.

Todos los billones de células de nuestro cuerpo funcionan de forma eléctrica. Cada célula es como una batería; que funciona con un milivoltaje y frecuencia específica. En términos generales, la enfermedad es causada cuando las células tienen muy poca tensión y están funcionando a una frecuencia muy baja. En última instancia, nuestra salud depende de la carga eléctrica mantenida dentro y alrededor de nuestras células y nuestros sistemas de órganos.

El cuerpo trata de mantener homeostasis (un estado de equilibrio). Moléculas inestables y altamente reactivas de radicales libres (causadas por el humo del tabaco, los azúcares, los rayos X, la contaminación, etc.) tienen electrones ‘callejeros’ no apareados, por lo que “roban” electrones de las células sanas para recuperar la estabilidad. Pero esto causa daño oxidativo a las células que luego también se convierten en radicales libres y así comienza una reacción de daños en cadena. La inflamación, la enfermedad y el envejecimiento se atribuyen a este daño de los radicales libres que generan cargas eléctricas de signo positivo. Los alimentos naturales, el aire libre, estar junto al mar, conectarse a los electrones de la tierra, ayuda a reducir los daños causados por las reacciones de los radicales libres debido a que donan electrones que neutralizan el radical sin formar otro. La afluencia de electrones por conexión a tierra (earthing) proporciona un efecto antioxidante natural de origen externo, y le da al cuerpo otra materia prima para curarse a sí mismo.

El efecto sombrilla del earthing

fotoparaguas de proteccion

Una prueba sencilla con un voltímetro ofrece evidencia directa de cómo la tierra elimina el exceso de carga eléctrica (y por lo tanto ayuda contra la inflamación), por lo que el cuerpo se sitúa en equilibrio eléctrico con la Tierra. Para las personas con perdida de energía, la conexión a tierra puede ayudarles mediante la carga de electrones vitales, regenerando el “estado eléctrico del cuerpo”. Su energía trabaja de forma continua hacia la homeostasis del cuerpo, ya sea por la entrega de electrones o de absorbentes. El earthing nos equilibra y nos ayuda a sentirnos como nuevos. ¿Quién no querría infinitamente esto, una enorme fuerza vital a su lado, disponible 24/7 horas que nos conduzca hacia una mayor salud y a una sensación de bienestar?

Nuestros antepasados vivieron mucho más estrechamente conectados a la tierra en las viviendas de suelo de tierra. A menudo dormían en el suelo tal vez bajo las estrellas, y trabajaron diariamente con los pies descalzos o calzados mínimamente con algunas pieles en los pies. Había una toma de conciencia y respeto por los ciclos influyentes de la naturaleza y el flujo y reflujo de la vida.

¿Recuerdas la alegría que sentiste al correr al aire libre con los pies descalzos como un niño? ¿A dónde fue esa alegría? Colectivamente estamos impulsados casi sin parar para estar motivados por la mentalidad de la adquisición consumista, constantemente presionados por los altos costos de vida y la disparidad económica, y estamos enfermos por efectos del aire degradado, el agua y los alimentos irradiados, tratados con pesticidas, genéticamente y químicamente modificados. Megacorporaciones con derechos de poder sobre los individuos, agotan los recursos naturales valiosos. Las necesidades de la mayoría se adelantaron por y ante las necesidades de unos pocos. Nos hemos aislado a nosotros mismos de la naturaleza. Vivimos la mayoría en el interior de edificios, y caminamos con calzado sintético o zapatos de tacón alto en el asfalto y con alfombras. Estamos nadando (¿ahogando?) en un mar invisible siempre creciente y generalizado de los campos electromagnéticos perjudiciales y frecuencias (CEM). Acéptalo – !estamos estresados!

Parece que en general nuestra raza humana ha perdido el camino, nuestra conexión esencial a este paraíso y a nuestra capacidad para vivir de manera sostenible. A menudo olvidamos o ignoramos que es sólo por esta gracia y generosidad de la tierra, para la que hemos sido creados, que podremos mantener esta vida física. Nuestra vida como criaturas está íntimamente ligada a una relación sana con nuestro medio ambiente.

Así que ¿puedes decir que estás en armonía con la naturaleza? ¿Sientes un gran respeto y admiración por su maravilloso diseño, creación y sostenimiento? ¿Tienes una relación directa, de cerca y personal con ella? ¿Cómo te sientes al  tocarla, olerla y saborearla? ¿Cuándo últimamente has puesto tu cuerpo mediante tus pies descalzos en esta tierra y has exhalado un suspiro de alivio?

Tal vez ahora, en esta época, después de tantos problemas, estrés y angustia, podemos activar personalmente un cambio en nosotros mismos mediante la adopción de un paso o dos – pasos descalzos – sobre la tierra viva, ser simplemente conscientes del enorme poder que pisamos. Es una acción básica.

Earthing con los pies descalzos

Aquí está la manera más fácil para conectarse a tierra: Ir descalzo sobre la Tierra – caminar, acostarse, pararse o sentarse en una silla con los pies en el suelo por un tiempo cada día. Se podría comenzar con tan sólo veinte minutos al día … más y más a menudo es aún mejor. En la tierra húmeda o en la orilla del agua es lo mejor, ya que la humedad aumenta la conductividad. Nuestros tejidos saben cómo ‘empaparse’ y utilizar estos electrones de manera que, con el tiempo, nuestros cuerpos pueden recargarse y sanar.

¿Por qué no empezar aquí y ahora? Obtener la conexión a tierra es de fácil acceso, y es gratis, también. Podemos utilizar también sandalias conductoras para earthing u otros productos para llegar a tierra, que pueden mejorar nuestra calidad de vida ayudándonos a permanecer conectados a la tierra con más frecuencia y en todo tipo de entornos. Nosotros necesitamos estar en contacto con nuestro hogar planetario. Tu cuerpo pertenece a la tierra; invierte algo de tiempo en ella y ve lo que sucede para ti. Haz un esfuerzo sincero, y muy pronto podrás conocer todo por ti mismo, lo que es este regalo precioso que se nos han ofrecido a todos, justo debajo de tus pies, todo el tiempo….la energía de la tierra.

Recommended Posts

Leave a Comment

0

Start typing and press Enter to search