In Entrevistas, Información

¿Miedo al cáncer?

Con toda seguridad todos conocemos a familiares o amigos que han sido alcanzados con esta “plaga” moderna del cáncer. Hace años  la proporción del cáncer llegaba aproximadamente a  uno por cada 30 individuos. Actualmente ya pasa de una por cada cuatro personas. ¿Qué demuestra este avance del cáncer?

Entre otras cosas que no es un problema genético principalmente, como algunos pudieran pensar, sino un problema causado por varios factores internos y también externos al individuo, que sin duda afectan a las mitocondrias de nuestras células.

La estadística de los casos de síndrome de Down,  por ejemplo,  no ha variado desde hace décadas y sigue estando en 1 de cada 10.000 nacimientos aproximadamente. ¿Por qué? Porque es un fallo genético evidentemente. No es lo mismo con el cáncer. El aumento constante nos alerta de que es multicausal y epigenético, es decir que el ambiente, estilo de vida y alimentación influyen en los genes.

Nuestros pensamientos y emociones impactan directamente también en nuestra salud, de modo que para vencer, prevenir y luchar contra el cáncer lo último que queremos tener es miedo al cáncer o resignarnos a un diagnostico como si fuera algo irremediable porque otros hayan muerto por cáncer. El miedo a un diagnóstico o a recaer después de una recuperación de la enfermedad es algo a evitar con todas la fuerzas. Hay emociones más saludables que necesitamos gestionar.

Un doctor famoso, Jacob Liberman, dice “¡ No es la enfermedad lo que te mata, es el diagnóstico!” En el momento que etiquetamos cualquier cosa, dejamos de realizar su proceso natural de cambio, lo trabamos. Ahogamos las posibilidades de cambiar y mejorar. Nunca etiquetemos nuestro estado de salud con una etiqueta emocional negativa.

¿Qué estrategia como alternativa al miedo?

Ocuparnos en preparar a nuestro cuerpo para defenderse de los agentes externos e internos que provocan el daño a nuestras células es muy saludable, siempre que no nos obsesionemos claro.

Nuestro cuerpo dispone de un sistema inmunitario  que es capaz de acabar con las células cancerígenas si este sistema inmune está fuerte y lo protegemos de agentes tóxicos  y desestabilizadores del equilibrio físico, emocional y mental.

Situar a nuestro cuerpo en una condición optima en lo posible para que el mismo se proteja, sane y se mantenga en equilibrio y saludable.

Para eso nuestro cuerpo debe de estar recibiendo la energía que necesita para que las células se renueven correctamenteToda enfermedad es una deficiencia de energía en alguna parte u órgano de nuestro cuerpo. Cuando perdemos energía,  por el motivo que sea, somos más vulnerables. Cuando no la recibimos correctamente también.

Estar decididos a cambiar el miedo por una ilusión constante a aprender a como llenarnos de energía y a evitar perderla es una tarea emocionalmente muy positiva para todos. Si, el miedo se vence con información, con ilusión , con ganas de vivir y de hacer cosas por otros.

Nuestro cuerpo ha sido diseñado para estar conectado con la tierra, con el agua, con el sol y con el aire para funcionar correctamente. No basta con una buena alimentación, aunque sea desde luego importantísimo. La alimentación correcta solo produce algo más del 60 % de la energía que necesitan nuestras células. Se necesitan otras fuentes naturales de energía. Este es un punto que casi nadie sabe o reconoce como imprescindible para disfrutar de buena salud. Necesitamos el contacto con la naturaleza.

Esa desconexión con la naturaleza unido a la vida artificial, tanto en los alimentos procesados, como los campos electromagnéticos que nos rodean, el aire lleno de nanoparticulas toxicas y de metales pesados; el estrés, las frustraciones y el miedo, favorecen el aumento,  no solo del cáncer, sino de otras enfermedades, debido a  la perdida de energía que se provoca.

Cuando la ilusión por recuperar la conexión con la tierra, el agua, el aire más puro, el sol, los alimentos saludables, la paz interior, supera al miedo a la enfermedad, entonces se produce un cambio en nuestro organismo que nos pone en una situación que conduce  al equilibrio o armonización interna de nuestro ser.

El miedo, el desanimo, el temor, nos conduce a una pérdida de poder o energía. No en vano la Biblia dice: “¿Te has mostrado desanimado? Tu poder será escaso”.

No podemos esperar que otros se ocupen de nuestra curación, salud o estado de ánimo. Somos nosotros los que debemos ilusionarnos con nuestras necesidades de energía.

A veces el vivir una vida incoherente donde no seamos honrados con nosotros mismos ya es una causa tremenda de pérdida de energía y por lo tanto de una probable perdida de salud y nadie puede hacer por nosotros un cambio en nuestra actitud. Somos nosotros lo únicos que podemos hacer cambios en nuestra actitud, en nuestra vida, para evitar las “fugas” de energía vital que necesitamos. Debe de haber coherencia entre lo que pensamos, sentimos y hacemos. Esa coherencia es armonizadora y sanadora

Es cierto que hay muchas causas para el cáncer pero también hay muchas cosas para combatirlo o evitarlo. Hay más luz que oscuridad, o digamos que la luz vence a la oscuridad si la utilizamos. La oscuridad promueve el miedo, la luz la información. El miedo nos paraliza, la información nos motiva y nos guía si es correcta.

Son muchas las fuentes de energía para evitar o combatir la enfermedad y a veces estamos muy ocupados con nuestro estilo de vida tan artificial que no concebimos vivir de forma distinta.

Estamos casi todo el día dentro de edificios, con agendas muy apretadas, con compromisos financieros, con  mucho estrés en algunas ocasiones, rodeados de ondas de alta y baja frecuencia artificiales producidas por multitud de aparatos eléctricos, móviles, wifi, etc.. separados a la vez de la luz del sol, separados del contacto con  la tierra debido a los zapatos, separados del agua pura, del aire puro, de alimentos orgánicos, hasta separados unos de otros incluso dentro de la familia, sin hablar, sin escucharnos y amarnos tanto como necesitamos.

De modo que para vencer al cáncer o a cualquier enfermedad es necesario cambiar el pensamiento, las emociones y la mayoría de las veces…. el estilo de vida. La mayoría de las veces la enfermedad es un aviso del cuerpo de que algo  tiene que cambiar.

Cuando tu te enfadas, angustias o temes algo, tu corazón es afectado y cambia su frecuencia cardíaca. Esto se puede medir. En una situación estresante el corazón tiende a huir y latir más.

Cerebro y corazón están muy relacionados. El primero envía un mensaje al segundo. A su vez el corazón dispone de un campo electromagnético que envía señales a todo el organismo que lo tranquilizan y armoniza o que lo estresa y desequilibra. Cuando hay coherencia entre el corazón y el cerebro, están conectados en armonía y eso tiene un poder sanador impresionante.

Disponemos de muchas ayudas para equilibrarnos,  llenarnos de energía y de coherencia. Ayudas para eliminar el estrés, la ansiedad y que pasan por estar conectados con la naturaleza.

En nuestra web tratamos de ayudar a las personas a no dejarse vencer por el miedo sino a conectarse con la naturaleza, con la creación, para recibir la energía que necesitamos. Nos referimos a energía eléctrica, si, a los electrones que recibimos cuando nos conectamos con la tierra, bebemos agua estructurada, tomamos el sol con inteligencia y precaución o hacemos ejercicio.

Por supuesto no debemos olvidarnos de la ayuda de los profesionales de la salud cualificados y terapeutas con las terapias más avanzadas en caso de caer enfermos. Pero tampoco olvidemos que estos profesionales no son los que nos curan, es nuestro organismo quien nos repara y lo hará si tiene la energía suficiente. El miedo jamás nos ayudará pero si nuestra actitud a seguir luchando y buscando la información correcta.

Todo comienza contigo…

¿Por qué el autocuidado es tan importante?

¡El auto-cuidado puede ampliar tu vida y solo depende de ti! Asi que…

¿A qué estás dispuesto o dispuesta a comprometerte hoy para garantizarte un futuro saludable?
¿Qué estrategias de autocuidado vas a implementar cada día para promover tu mejor energía, actitud y vitalidad diarias?
¿Qué impacto te gustaría hacer en los demás que te rodean a medida que vives un compromiso de salud óptima, radiante y sostenible con tu auto-cuidado de cuerpo, mente y espíritu?

El cuidado personal requiere que un individuo se haga cargo de su propia salud con la ventaja de desarrollarse personalmente al encontrar la cura desde adentro. A la vez a no centrarse solo en eso, sino mostrar interés y amor por los que le rodean.

Estas son las prioridades que se enfatizan para aquellos inspirados a experimentar vidas felices, abundantes y saludables:

Conciencia: aprende a aprovechar el bienestar de todo el cuerpo: mente, cuerpo y espíritu, estate presente y apoya las acciones necesarias para tu cuerpo al basarlo en el sentido común, educación y recursos;

Autocuración: esta es una educación continua que enriquece las vidas y permite a las personas realizar cambios en ellos mismos y en su entorno. El acceso a los recursos (interna y externamente) que respaldan una vida sana y equilibrada logrará una mayor felicidad; sostén una vida con ilusión y permite que tus metas sean razonables y se hagan realidad.

 

¿Por dónde comenzamos con el autocuidado?

 

Mantener el cuerpo en buena salud es un deber; de lo contrario, no podremos mantener nuestra mente fuerte y clara.

Comienza contigo convirtiéndote en tu mejor defensor del cuidado de la salud. Disfruta de algunos consejos diarios fáciles de seguir:

1. Respira profundamente 5 minutos al día la vida y siente tu corazón latir
2. Bebe mucha agua pura filtrada y estructurada
3. Mantente activo y ejercita tu cuerpo incluyendo una re-conexión regular con la tierra
4. Come alimentos reales que sean alimentos naturales, orgánicos, libres de OGM, de animales que comen pasto, de alta calidad
5. Consigue un sueño de calidad constante 7-9 h / noche

Vive la vida disfrutándola y encuentra ambientes saludables que respalden tus necesidades:

6. Comienza en casa liberándola todo lo que puedas de campos electromagnéticos. Puedes ver ideas de como hacerlo aquí en esta web
7. Sal al aire libre y conéctate con la naturaleza
8. Duerme conectado a tierra ya que es el mejor antinflamatorio natural.
9. Cada día que sea posible que no nos falte tomar el Sol de forma prudente
10. Haz cada día algo por alguien.

Nota: siempre puedes encontrar formas de mejorar tu estado mental, estado de ánimo y resistencia al estrés involucrándote en las artes, es decir, escribiendo, pintando, escuchando o interpretando música y bailando y / o haciendo algo nuevo todos los días. Además, ofreciéndote como voluntario para tu organización favorita y sonríe.

¿Te imaginas tener vitalidad dentro de cada célula de tu cuerpo?

Es posible aplicando la información correcta para aumentar la energía del cuerpo y enfrentándose con optimismo a cualquier dolencia, sin miedo, sin temor.

 

Recommended Posts

Leave a Comment

0

Start typing and press Enter to search