In Productos de Earthing, Productos de protección del Aire

Vivimos en un mundo electrónico. La mayoría de las personas se ven afectadas por los campos electromagnéticos (CEM) y el ruido de alta frecuencia (“electricidad sucia”), de una forma u otra.

Todo el mundo está en riesgo. Este nuevo contaminante invisible supone una abrumadora exposición las 24 horas del día, los 7 días de la semana, a cientos, sino miles, de frecuencias y longitudes de onda electromagnéticas, nunca antes experimentadas por los humanos ni por ninguna otra vida en la Tierra.

Los efectos de los campos electromagnéticos podrían ser algo tan simple como cambios de humor, alergias, inflamación o dolor muscular o nervioso. También pueden ser la causa principal de la presión arterial alta, ADD/ADHD ( personas con desorden de déficit de atención con o sin hiperactividad ), PTSD (trastorno de estrés postraumático), pérdida de audición, deterioro de la visión y dormir mal. Pero también hay otras de las llamadas “enfermedades crónicas” más serias.

Generalmente se supone que estos síntomas son sólo un signo de dieta o envejecimiento, pero ese no es el caso. Los campos electromagnéticos provocan inflamación, y la inflamación es una causa médicamente reconocida detrás de cada una de estas dolencias, así como de muchas otras.

Reducir la exposición a los CEM y, por tanto la inflamación, es de suma importancia para lograr un estilo de vida más saludable.

¿Realmente nos perjudica el móvil y el WiFi?

Esto no es una teoría nueva, ni tampoco una suposición. El consejo de Europa se ha pronunciado al respecto. Podemos verlo en este enlace.

No en vano, en algunos países se esta prohibiendo el uso del WiFi en las escuelas, cambiándolo a la navegación por cable. La Unión Europea está estudiando prohibir el sistema de WiFi y el uso de móviles en los colegios por sus efectos perjudiciales para los niños.

Al igual que las torres de telefonía móvil, los sistemas WiFi en el hogar y en el trabajo exponen cuerpos y ambientes completos a radiación de radiofrecuencia continua, ya que normalmente están encendidos día y noche. Las pautas de seguridad se basan en una exposición a corto plazo de 30 minutos. Se evidencia una alta preocupación entre los científicos sobre los efectos acumulativos de la exposición a largo plazo, ya que están descubriendo efectos importantes en organismos vivos, desde órganos humanos hasta plantas y bacterias. Los efectos se evidencian en el sistema nervioso, reproductivo e inmunológico.

Las frecuencias de radio WiFi suelen estar en el rango de 2,4 GHz y 5,0 GHz. Estas frecuencias penetran en los organismos vivos y se dirigen a las estructuras celulares, provocando alteraciones en los canales de calcio a través de las membranas. Estos cambios del calcio, aparentemente pequeños, dan como resultado cambios en los gradientes electro-químicos y en la función celular. Estos pueden causar una des-regulación de las células que, en última instancia, puede afectar a todo el organismo. Para más detalles y documentación de los efectos perjudiciales del WiFi y las microondas, como las del teléfono móvil, ver el enlace de Médicos por una tecnología segura.

Observa también lo que ha dicho muy recientemente la Oficina Federal Suiza para el Medio Ambiente en este enlace.

Basta con recordar los principios físicos que generan los campos electromagnéticos. Si una carga eléctrica se desplaza en el espacio, genera en su entorno un campo magnético, el cual a su vez puede generar un campo eléctrico. Si hacemos pasar por una antena una corriente alterna, se produce una onda con una frecuencia igual a la de esa corriente alterna, que se transmite a distancia.

Las radiaciones electromagnéticas se pueden trasladar a distancia e interactuar con las cargas eléctricas presentes en su camino. En un medio biológico hacen vibrar solo las moléculas cargadas y que son bipolares, es decir con carga positiva y negativa, como por ejemplo las moléculas de agua o las enzimas y se pueden producir cambios y daños en el tejido u órgano afectado.

¿Qué efectos pueden esperarse?

1º Efectos en el ADN

¿Cómo se puede producir daño en el ADN? Cuando una radiación atraviesa un tejido hay una acción directa que puede producir estrés oxidativo, radicales libres, y cambios mutagénicos en el ADN de las células. Esto explica por qué la OMS en el 2011 calificó estas radiaciones de radiofrecuencias como posible cancerígeno clase b.

Cuando estamos expuestos a altas dosis de radiación absorbemos en nuestras células mucha energía y estas aumentan su capacidad de trabajo y pueden producirse cambios. Las radiaciones afectan el proceso de reparación del ADN, por la rápida vibración de moléculas que intervienen, cargadas eléctricamente con dos polaridades, cometiéndose más errores y por el cambio en la expresión de los oncogenes (p53).

2º Efectos de interacción con los campos eléctricos internos.

Decíamos antes que el movimiento de una carga eléctrica produce un campo electromagnético; y tenemos en nuestro cuerpo moléculas que están cargadas eléctricamente y que se mueven y vibran de distinta manera. Esas moléculas producen un campo electromagnético interno, endógeno, que además es útil para la comunicación entre las células y que es necesario para el proceso de división celular.

De modo que hay campos electromagnéticos muy pequeñitos, de muy corto alcance, que se producen dentro de las células. Por ejemplo los microtubulos forman parte del esqueleto celular y cuando vibran generan un campo electromagnético de 42 Gigahercios, que justamente, entre otras cosas, son semejantes a los que utiliza , dentro de su espectro el 5G.

¿Qué ocurre cuando un campo interno interacciona con un campo externo? Lo puede favorecer o perjudicar. Por eso, se evidencia que hay campos electromagnéticos saludables, que mejoran y otros que no son saludables. De modo que exponerse a una radiación electromagnética tiene su riesgo.

La principal interacción entre los CEM y las células se producen en la membrana celular por la apertura de los canales iónicos. Se sabe que el comportamiento de esos canales es crítico en la regulación de varios procesos vitales de las células, particularmente los iones de calcio.

El ingreso abrupto de una cantidad importante de iones de calcio produce una serie de reacciones, como la producción de radicales libres, es decir el estrés oxidativo celular, apotosis, disminución de la síntesis de hormonas. Eso termina inhibiendo la calcineurina.

La calcineurina es una enzima muy importante porque es la que se ocupa de madurar y desarrollar las células T, que son nuestras defensas. Son los soldados, cuando entra un elemento extraño, las que atacan a todo lo extraño al organismo.

Cuando a alguien le hacen un trasplante le inhiben la calcineurina para que el organismo no se defienda y rechace ese órgano trasplantado. Evidentemente sería grave que la exposición a la radiación inhibiera también la calcineurina y nos bajaran las defensas. Eso explica el aumento de muchos problemas de salud.

Las radiaciones pueden bajar el sistema inmune y cuando las personas nos reunimos en grandes concentraciones, o pequeñas, se pone el énfasis en mascarillas, pero desconocen un factor mucho más determinante para la salud que es la alta radiación que supone que se reúnan muchas personas, cada una con un teléfono móvil, además del WiFi del establecimiento o lugar de la reunión.

Saber este riesgo nos ayuda a protegernos.

¿Qué podemos hacer para protegernos?

1º DETECTAR O MEDIR LA RADIACIÓN

1º La primera cosa sería tener un detector de radiación que nos permita saber a cuánta radiación estamos expuestos en los lugares donde estamos habitualmente, como el dormitorio, la sala de estar o el lugar de trabajo. Con el detector podemos hacer visible lo invisible y tomar decisiones para eliminar las fuentes de radiación, mitigar la radiación que no podemos eliminar y protegernos personalmente de las frecuencia que no podemos mitigar.

Necesitaremos un detector que detecte tres tipos de campos electromagnéticos:

  • Alta Frecuencia
  • Baja Frecuencia
  • Campos magnéticos

También un medidor de electricidad sucia que provenga de frecuencias que producen los contadores inteligentes, inversores de las placas solares, transformadores, etc.

Otra opción es encargar a un profesional que venga a nuestra casa y realice una medición profesional.

Sea como fuere, necesitamos saber exactamente a qué tipo de frecuencias electromagnéticas estamos expuestos en nuestra vivienda. Ese es el primer paso, hacer un diagnóstico, para poder tomar decisiones que solucionen el problema.

ELIMINAR LAS FUENTES DE RADIACIÓN QUE PRODUZCAN NUESTROS DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS

  • Apagar el Wifi, al menos por la noche, y navegar con los ordenadores y tablets mediante cable Ethernet conectado al router. A ser posible, desconectando el Wifi de forma definitiva todo el día y navegando mejor por cable. A parte de evitar radiación, navegaremos con mas velocidad.
  • Deshacerse de los teléfonos inalámbricos y sustituirlos por teléfonos con cable.
  • Dormir sin exposición a campos eléctricos generados por las lámparas de las mesillas de noche, relojes de mesilla conectados a la red, etc… El dormitorio debería estar libre de dispositivos electrónicos y ser un santuario del sueño. Desconectar la corriente del dormitorio por la noche, o separar la cama unos 60 cm de la pared por donde pasan cables empotrados en la pared, evita que nuestro cerebro esté expuesto al campo electromagnético y promueve un descanso reparador.
  • Reducir el uso del teléfono móvil e incrementar el uso del teléfono por cable.
  • Reducir al máximo el uso de los llamados dispositivos “inteligentes”
  • Cambiar todas las bombillas que tengamos con transformadores, tubos fluorescentes, bombillas fluorescentes, etc., que producen mucha electricidad sucia, por bombillas incandescentes preferiblemente o LED sin parpadeo.

3º MITIGAR LA RADIACIÓN QUE NO PODEMOS ELIMINAR

Nuestras casas suelen estar expuestas a radiaciones que viene del exterior, como antenas de telefonía, radares, etc. También a teléfonos inalámbricos y Wifi de los vecinos. Estas radiaciones no están en nuestras manos eliminarlas, pero si mitigarlas hasta un 99,9% en muchos casos. ¿Cómo? Después de haber eliminado las fuentes que produzcan nuestros dispositivos electrónicos hay soluciones como las siguientes:

  • Apantallar las paredes, suelos y techos por donde entren ondas del exterior que hayamos detectado con nuestros detectores domésticos o medición por un profesional. Podemos hacerlo con pintura apantallante conectada a tierra, papel pintado apantallante conectado a tierra, mallas para el suelo, cortinas apantallantes para las ventanas, o vinilos y mosquiteras apantallantes.
  • Filtrar la electricidad sucia instalando filtros en el cuadro de automáticos y filtros enchufables hasta que veamos con el medidor de electricidad sucia que se reduce a menos de 50 unidades.

4º PROTEGERNOS DE LA RADIACIÓN QUE NO HEMOS PODIDO ELIMINAR NI MITIGAR ¿CÓMO?

a/ Insertos para los zapatos

Drenar con ellos la mayor cantidad posible de CEM almacenados diariamente en los músculos, tejidos, órganos y sistema nervioso. La única forma de solucionarlo es utilizar un absorbente de alta frecuencia, en la frecuencia que intentamos drenar/evitar. Los insertos para los zapatos de Alan Maher tienen ese propósito. Tu cuerpo está actuando como una antena que atrae RF y EMF y los almacena en tus músculos, tejidos, órganos y sistema nervioso.

Ahora es el momento no sólo de drenarlo, sino de crear una AUTOPISTA interna a la velocidad de la luz; lo que hacen los insertos de los zapatos es extraer rápidamente lo que tu cuerpo está tratando de anclar naturalmente. Al aumentar la velocidad de drenaje, el cuerpo ya no almacenará el exceso y, por lo tanto, se verá afectado por la energía absorbida naturalmente.

En el caso de nuestro inserto para calzado absorbente de RF, el inserto extrae RF/EMF del cuerpo a la velocidad de la luz, ¡pero eso no es lo único que sucede! El inserto también añade una carga iónica eléctrica negativa al cuerpo a través del nivel de hierro en la sangre. Eso ayuda a romper las plaquetas agrupadas, lo que a su vez ayuda a aumentar el enriquecimiento de oxígeno (ciencia básica de unir un ion cargado negativamente a un ion cargado positivamente = oxígeno puro), lo que ayuda a acelerar el sistema circulatorio, que es como reducimos la inflamación.

Y dado que la inflamación es la principal causa de dolor en los nervios y las articulaciones, alergias, trastornos del sueño, deterioro de la visión y la audición, etc., etc., etc., los insertos han demostrado ser una posible solución viable para muchos tipos diferentes de problemas.

b/ Harmony II Pocket Ground

La cajita Harmony II Pocket Ground incorpora efectos de conexión a tierra con su diseño cerámico exclusivo, una base mineral conductora que utiliza una combinación de veinticuatro elementos naturales diferentes y que absorben las frecuencias artificiales para generar iones negativos.

c/ Ropas y gorros apantallantes

Cuando estamos en el exterior o en interiores muy afectados por radiación, que no es posible evitar, el llevar ropa apantallante que mitigue la radiación es una solución de lo más eficaz. Especialmente un gorra apantallante protege nuestro cerebro de las ondas.

Sin duda, es muy útil para embarazadas usar una banda cinturón de embarazo para proteger de las ondas a la criatura que llevan dentro. Lo mismo es muy beneficioso usar una manta antirradiación de fibra plateada mientras la mamá esta utilizando un ordenador o para proteger al niño.

Al ir de viaje resulta muy práctico y necesario llevar una sabana escudo que se sitúa encima del edredón y que nos permite dormir en el hotel protegidos de las ondas que vengan de arriba o de los lados.

MEDIANTE FÍSICA CUÁNTICA

Cuando tratamos de protegernos de las ondas de alta frecuencia, no debemos olvidarnos de las ondas escalares. ¿Por qué? Porque estas van junto con las ondas transversales y longitudinales de alta frecuencia. Estas ondas atraviesan todos los materiales y no pueden apantallarse con pintura apantallante, cortinas apantallantes, ropa con protección, etc.., . Esas ondas cuánticas llevan información negativa o caótica que desequilibra el organismo.

Son muchos los técnicos de campos electromagnéticos que ignoran este tipo de ondas y de forma radical ven absurdo cualquier protección de física cuántica. Se vuelven dogmáticos con un solo sistema de protección y están como “casados” con ese. Anclarse en una sola postura de protección por física mecánica, y despreciar la protección cuántica, es pasar por alto una realidad que lleva a un protección incompleta de las radiaciones electromagnéticas.

De los campos electromagnéticos emanan ondas escalares y la gente puede pensar en las ondas escalares como algo adicional a las ondas de electricidad de ondas verticales, acompañadas del magnetismo que es horizontal. Luego, longitudinalmente, hay una onda informativa que transporta información y que existe en la cuarta dimensión (tiempo) y no puedes bloquear eso. No puedes bloquear el componente informativo.

El ser humano ha dominado hasta cierto grado el mundo electromagnético, pero desde hace poco tiempo se está empezando a descubrir lo que se conoce como ondas escalares y sutiles. De modo que, esa información caótica de las las ondas electromagnéticas, que no puede bloquearse, puede armonizarse con sistemas de protección de física cuántica.

Somos seres energéticos que vivimos en un mundo energético con el que interactuamos continuamente. El bombardeo continuo por ondas distorsiona el flujo de información interno natural y necesario, que es vital para nuestros sistemas energéticos individuales.. Estas ondas también nos arrastran. El arrastre, o resonancia simpática, es la tendencia de un objeto a vibrar a la misma frecuencia que un estímulo externo. Cuando nos arrastramos o resonamos con cualquier frecuencia externa, perdemos la integridad de nuestras frecuencias intrínsecas naturales, lo que causa distorsión en los ritmos naturales de los diversos sistemas del cuerpo y puede provocar personas enfermas.

En el futuro, el electrosmog no solo debería medirse como una frecuencia en hercios, sino directamente con respecto a la biología de los humanos. ¡El cuerpo humano es un sistema fantástico y complejo que es capaz de regenerarse a si mismo! Tu biorresistencia hace la diferencia. Dispositivos cuánticos que la potencian es una gran ayuda.

Muchas personas han informado que una vez que se abordó la alteración de los campos electromagnéticos circundantes, se aliviaron o incluso se resolvieron sus dolores de cabeza, problemas de visión, ansiedad, irritabilidad, depresión, nauseas , fatiga, trastornos del sueño y un largo etc..

Algunos productos de física cuántica, basada en tecnología de ondas escalares son para protección personal como el colgante Earth Calm, el colgante Ondehome, el colgante Aulterra. Otros son para protección electromagnética de toda la casa como el Earth Calm Infinity o el USB Aulterra.

En resumen:

La hoja de ruta para protegernos de los Campos electromagnéticos pasa por

Detectarlos o medirlos

Una vez detectados, eliminar los que dependan de nosotros.

Mitigar en nuestra vivienda, muy especialmente en el dormitorio, los que no podemos eliminar

Protegernos personalmente mediante física mecánica y física cuántica.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search