In Información, Productos de Earthing, Productos de Protección Electromagnética

En nuestro anterior artículo vimos que las mitocondrias son el motor de nuestras células y como hay estrategias disponibles para literalmente incrementar entre un 50% y un 200 % más la producción de energía.

Este es uno de los secretos mejor guardados sobre la longevidad y la prevención de enfermedades, que también se traduce en niveles de energía masivamente mayores. La razón oculta detrás de por qué la personas pierden su resistencia al estrés y se vuelven frágiles y se sienten fácilmente abrumados por los factores del estrés. La clave de cómo aumentar masivamente la resistencia de tu cuerpo, que es una pieza crítica del rompecabezas de aumentar tus niveles de energía.

El Papel de la Mitocondria

Si quieres entender la fatiga y cómo aumentar tus niveles de energía, se trata de esto: Las mitocondrias. Sin mitocondrias no hay energía en las células y sin energía en las células, estas no pueden hacer ninguna de las cosas que hacen las células.

La idea básica que probablemente te enseñaron en clase era que las mitocondrias son la “central eléctrica de la célula”. Y la descripción básica es generalmente que las mitocondrias toman el combustible, principalmente carbohidratos y grasas, y los convierten en algo llamado ATP (trifosfato de adenosina), y eso básicamente es energía a nivel celular. El ATP es lo que da energía a tus células.

Piensa en su importancia de esta manera. En el nivel más básico tenemos células, y luego tenemos grupos de células que son tejidos. Los tejidos componen los órganos, que a su vez componen los sístemas de órganos.Y tú, los trillones de células que tienes como organismo humano, eres básicamente una colección de estos sitemas de órganos, tejidos y trillones de células.

Prácticamente todos estos trillones de células son alimentadas por las mitocondrias. Asi que, de manera importante, cuando las mitocondrias funcionan mal, todo tiene el potencial de funcionar mal. Ellas alimentan todo, desde tu cerebro, hasta tu corazón, tu higado, tus músculos y mucho más. Es por eso que las mitocondrias son el quid de la salud, la energía y la longevidad.

¿Por qué Son tan Importantes las Mitocondrias?

Hay que pensar en dos impulsores clave, a nivel celular, de lo que ocurre en la fatiga, ya sea fatiga leve o fatiga crónica.

La disfunción mitocondrial es más o menos la clave celular de la fatiga.

Estrés oxidativo. Además, existe el estrés oxidativo, también llamado radicales libres, oxidantes o especies reactivas de oxigeno. Todas ellas, palabras diferentes para lo mismo. Normalmente hay un equilibrio entre estos radicales libres u oxidantes y los mecanismos antioxidantes celulares. Es lo que se llama equilibrio redox. Hay constantemente esta especie de acto de equilibrio entre la cantidad de radicales libres (u “oxidantes”) presentes y la cantidad de cosas que neutralizan los radicales libres, (también conocidos como antioxidantes fabricados por las células) que también están presentes. Las células están constantemente tratando de mantener un equilibrio adecuado entre estas dos cosas.

El daño oxidativo se produce cuando hay un desiquilibrio de demasiados oxidantes y no hay suficiemtes antioxidantes celulares. Vamos a hablar sobre esto un poco más adelante, pero estos son los dos impulsores celulares clave del envejecimiento y la fatiga a nivel celular. Hay que entender que estas dos cosas, casi siempre, van juntas. En la medida que tengas una disfunción mitocondrial, está prácticamente garantizado que también se produzca un daño oxidativo.

También hay que recalcar que la disfunción mitocondrial y el daño oxidativo son impulsores claves de, no solo la fatiga, sino del propio proceso de envejecimiento, así como de muchas enfermedades crónicas, incluidas algunas de las principales causas de muerte en nuestro mundo. Un artículo titulado: “El mecanismo de la disfunción mitocondrial durante la fatiga crónica” afirmaba que la disfunción mitocondrial se relaciona con casi todos los tipos de enfermedades, y la fatiga es un síntoma común que se observa en muchos tipos de enfermedades. La terapia dirigida a las mitocondrias es la mejor opción para el tratamiento de múltiples enfermedades, incluida la fatiga.

Si quieres entender la fatiga, todo tiene que ver con las mitocondrias, pero es algo más que la fatiga. La disfunción mitocondrial impulsa la fatiga y los estados de baja energía, y también impulsa la fragilidad y la pérdida de la resilencia, muchas enfermedades crónicas y el envejecimiento acelerado. Vamos a hablar de por que esto es así.

La función mitocondrial óptima, por otro lado, es el motor de los altos niveles de energía, alta resilencia a la enfremedad y longevidad.

Hay que tener en cuenta que la fatiga tiene dos causas fundamentales. Una es la carga total del estrés del cuerpo o carga alostática, que es simplemente la combinación de todos los diferentes tipos de factores de estrés que puedes imaginar. Esto es desde el estrés psicológico y emocional, a las toxinas, a contaminantes en el medio ambiente, a una dieta pobre, a la privación del sueño, a la mala salud intestinal y muchos otros.

Luego, lo segundo es la capacidad de nuestro cuerpo para manejar los factores de estrés. La combinación de muchos factores de estrés diferentes, y luego el segundo gran factor, los sitemas de resilencia de nuestro cuerpo, la capacidad de nuestro cuerpo para hacer frente a la carga de estrés y mantener el equilibrio y la homeostasis, determina nuestros niveles de energía.

Ahora puede haber dos escenarios diferentes o diferentes combinaciones aquí:

1. Tener demasiados de estos factores de estrés y una carga de estrés corporal total demasiado grande.

2. O puedes tener sistemas de resistencia debilitados en tu cuerpo, o una combinación de los dos.

En la mayoria de los casos, estamos tratando con una combinación de los dos. Para simplificar, la carga de estrés total del cuerpo y los sistemas de resistencia del cuerpo determinan tu energía.

La mayoria de los médicos, ya sea que hablemos de médicos convencionales o de médicos holísticos, casi todos se centran en el punto 1 (la carga total del cuerpo), y casi nadie habla, o es consciente, de los sistemas de resilencia del cuerpo y como se relacionan con la salud y la energía. Aunque casi nadie hable de ello, hay que decir que esto es tan importante como, sino más importante, que los factores de estrés a los que estás expuesto.

¿Que determina la resilencia o capacidad de aptarse al estrés de nuestro cuerpo?

El nucleo de los sistemas de resilencia de nuestro cuerpo y la capacidad de lidiar con el estrés y mantener la salud, el equilibrio y los altos niveles de energía, son nuestras mitocondrias. Todo tiene que ver con las mitocondrias.

Hubo un artículo innovador publicado por el Dr. Robert Naviaux, hace un par de años, llamado “La respuesta de peligro de la célula”, mostrando que las mitocondrias son el eje central de la determinación de cómo todas estas señales y factores de estrés del ambiente, se traducen en cosas como tu nivel de enegía y tu riesgo de enfermedad.

Esta es la linea crítica: si dedicar energía y recursos al metabolismo en tiempo de paz o decicarlo a la defensa celular. Esa es la cuestión.

Hasta ahora se pensaba que las mitocondrias eran solo generadores de energía, pero el descubrimiento desde hace 10 años es que las mitocondrias tienen otro papel clave, que es tan importante como su papel en la producción de energía, y es que son sensores de peligro. ¡Sensores! Si, son sensores de lo que ocurre en el cuerpo.

En respuesta a la señales que están recogiendo, pueden cambiar más en el modo de defensa celular, si están captando muchas amenzas o estresores o señales de peligro, o pueden permanecer en el metabolismo celular de tiempo de paz, como lo llama el Dr. Naviaux, o en el modo energía como aqui le llamamos.

Es importante destacar que estas dos cosas se excluyen mutuamente. Cuanto más se pongan las mitocondrias en modo de defensa celular, es decir, cuanto más captan las señales de estrés y peligro, más se apaga el Modo Energía. Esta es la causa fundamental de los bajos niveles de energía a nivel celular. Si tienes los síntomas de fatiga y baja energía, tus mitocondrias están en modo de defensa celular.

El Umbral de Resilencia

El siguiente punto clave: las mitocondrias no solo son generadores de energía sin sentido o incluso solo sensores de estrés. También controlan, en ultima instancia, lo que se denomina el umbral de la resilencia. La idea básica es que cuantas más mitocondrias tengas, mayor será tu capacidad de adaptación a varios tipos de factores de estrés, manteniendo el equilibrio, la homeostasis y los niveles de energía.

Cuanto mayor sea tu umbral, mayor será la capacidad de tu cuerpo para mantener equilibrio, mantener la salud y mantener altos niveles de energía. Cuantas más mitocondrias pierdas y tengas menos, y más se debiliten o dañen, entonces más bajo es tu umbral de resilencia. Cuanto menor sea tu capacidad de tolerar, manejar y adaptarte a los factores de estrés, más fácil es que entres en una sobrecarga de estrés, en la que empiezas a experimentar síntomas, como la fatiga.

Esencialmente tu cuerpo se vuelve más frágil, pierdes resilencia y es mucho más fácil activar en tu cuerpo el modo estrés o modo fatiga. Las mitocondrias grandes, sanas y fuertes manejan una carga de estrés. Normalmente están bombeando mucha energía. Al mismo tiempo, las mitocondrias también tienen siempre un pequeño goteo de radicales libres que se producen casi todo el tiempo.

Es perfectamente saludable y normal para las mitocondrias tener un pequeño chorro de radicales libres saliendo. Esto es lo que sucede mientras están bajo estres: mantienen el modo de energía, bombeando muy pocos radicales libres, y mucha energía. Ahora, por otro lado, cuando tu tienes mitocondrias más pequeñas, más débiles, más dañadas y disfuncionales, la misma carga de estrés hará que tus mitocondrias pasen al Modo Defensa, donde tendrán el síntoma de fatiga. Lanzarán muchos radicales libres y poca energía. El síntoma de este escenario a nivel celular, a nivel mitocondrial es la fatiga.

Si lo ponemos todo junto, hay dos escenarios diferentes aquí. Tu puedes tener la misma carga de estrés total del cuerpo, pero dependiendo del estado de tus mitocondrias, el resultado va a ser la fatiga o la alta energía. Si tienes los sintomas que hablamos en el artículo anterior, como la fatiga, y los problemas de sueño, malestar post-ejercicio, problemas para mantener la energía sino comes, o síntomas cerebrales como la ansiedad, la depresión y la niebla cerebral, son señales seguras de un bajo nivel de resilencia y de unas mitocondrias debilitadas y disfuncionales.

La resilencia al estrés es paralela a la salud de tus mitocondrias. Y la salud de tus mitocondrias predice tu resilencia a las enfermedades, tu longevidad, tu capacidad de recuperación y tus niveles de energía. Si quieres duplicar o triplicar tus niveles de energía, prevenir docenas de enfermedades y construirte un cuerpo de alta energía, debes centrarte en reconstruir tus mitocondrias.

¿Qué Hace Que las Mitocondrias se Vuelvan Frágiles?

Hay dos causas básicas de esto:

1 Envejecimiento

2 Falta de estimulación mitocondrial/hormesis

Primero hablemos del envejecimiento…

Hay varios estudios que han demostrado que los humanos perdemos cerca del 75% de nuestra capacidad mitocondrial cuando pasamos de ser adultos jóvenes (aproximadamente 20 años) a adultos mayores (70 años). Este estudio titulado “Capacidad oxidativa y envejecimiento en el músculo humano”, demostró que los sujetos ancianos tenian casi un 50% menos de capacidad oxidativa por volumen de músculo que los sujetos adultos. Pero no es solo que con los años se pierde un número de mitocondrias, hay una serie de otros cambios.

Hay cambios en la estructura de las mitocondrias. Hay un aumento de las mutaciones del ADN en las mitocondrias. Se produce una disminución de la biogénesis. De la autofagia (limpieza celular). Hay un aumento de radicales libres. Hay una disminución del sistema antioxidante dentro de la célula. Hay todos estos cambios diferentes, pero la idea fundamental es que el envejecimiento está asociado con una disminución muy grande y significativa de la función mitocondrial.

La idea básica es que acumulamos daño y disfunción mitocondrial y perdemos mitocondrias con el paso de los años. Además las investigaciones indican que casi el 50% de las personas menores de 40 años tienen un inicio temprano de la disfunción mitocondrial, y prácticamente todos los mayores de 40 años la tienen en un grado muy significativo.

Como puedes imaginar, esta situación dramática disminuye nuestros niveles de energía, pero también disminuye nuestra resistencia al estrés, acelera el envejecimiento y aumenta masivamente nuestra probabilidad de tener síntomas de emfermedades. Así que esa es una parte de la ecuación,…. el envejecimiento.

Pero la segunda parte- la falta de estimulación mitocondrial- es en realidad LA GRAN CLAVE. En realidad es mucho más importante que el envejecimiento.

¿Qué queremos decir con la falta de estimulación mitocondrial?

Hay ciertos factores en nuestro estilo de vida que estimulan nuestras mitocondrias, que las mantienen grandes y fuertes y nos ayudan a mantenerlas en gran cantidad. La pérdida de esa estimulación mitocondrial conduce a esto. Lleva a este declive con el tiempo. Como deciamos con el envejecimiento, conduce a esa disminucion de muchas mitocondrias grandes, fuertes y saludables a mucho menos, a medida que pasa el tiempo.

Esto es, fundamentalmente, lo que le falta de estimulacion mitocondrial le hace a nuestras mitocondrias: toma mitocondias grandes, fuertes y sanas y las convierte en mitocondrias débiles, fragiles y disfuncionales. Vinculando esto a los conceptos que hemos estado hablando, la falta de estimulación mitocondrial es lo que te lleva de un umbral de resilencia alto a un umbral de resilencia más bajo con el tiempo.

En esta situación, es mucho más fácil que los factores de estrés de la vida, a los que todos estamos expuestos, desgasten las mitocondrias. Por muy sanos que estemos, todos estamos expuestos a un número importante de factores de estrés en el entorno.

Punto clave: Cuando tienes mitocondrias pequeñas, debiles y dañadas (y pocas de ellas), es mucho más fácil que estos factores de estrés sobrepasen tu capacidad mitocondrial para adaptarte y mantener el equilibrio, y luego activen el Modo Defensa de la célula y empezar a empujarte hacia la fatiga.

¿Cómo Edificar e Incrementar Tus Mitocondrias?

Si quieres superar la fatiga y aumentar tu energía, reconstruir tus mitocondrias es el objetivo central.

¿Cómo podemos hacer que esto suceda? ¿Cómo pasamos de la fatiga, la enfermedad, los sintomas cerebrales y el envejecimiento acelerado a la salud, la alta energía, resistencia a la enfermedad y longevidad?

La Respuesta es HORMESIS

La hormesis es la clave principal para mejorar la salud y la energía. Es una de las más importantes, sino la más importante, estrategia para mejorar la energía.

La hormesis es el proceso por el cual un estresor temporal, leve o agudo, aumenta la resistencia a otros estresores y aumenta la salud, la resistencia y la vitalidad del organismo: el organismo, en este caso, eres tú. Puedes aumentar la resistencia a una variedad de estreses y factores de estrés, no solo al que te has expuesto, y ese es un punto clave: te puedes exponer a una dosis de un tipo de estrés, y puede traducirse en adaptaciones en tu cuerpo que te hacen mucho más resitente a muchos otros tipos de estresores.

La hormesis te resulta más familiar de lo que crees… El ejercicio, la simple actividad física, como el ejercicio cardiovascular o aeróbico, el entrenamiento con pesas o el entrenamiento a intervalos de alta intensidad, son todo formas de hormesis.

El ejercicio es un estrés que se impone al cuerpo y que aumenta la resistencia a una serie de otros factores de estrés, y también a las enfremedades cardiovasculares, la depresión, todo tipo de otras condiciones y enfermedades neurodegenerativas, diabetes, etc..

Pero el ejercicio no es más que un rasguño en la superficie…Al exponer tu cuerpo a estas formas de hormesis, tu cuerpo hace adaptaciones que lo hacen más enérgico más resistente y más saludable. Ahora, aquí hay un punto importante a entender. No es sólo el ejercicio el que crea este tipo de estrés metábolico y estás adaptaciones beneficiosas. Hay montones y montones de diferentes tipos de estresores horméticos, y hay una gran cantidad de investigación sobre muchos de estos. Sólo por ejemplo, hay más de 5.000 estudios sobre la luz roja y el infrarrojo cercano y sobre los diferentes tipos de beneficios que puede tener el cuerpo humano.

Hay una gran cantidad de invistigaciones que demuestran que son factores clave para la salud, la longevidad, la resistencia a la enfermedad y la mejora de la salud mitocondrial. Y lo que es más importante, todos estos tipos diferentes de estresores, actúan produciendo un estrés temporal en el cuerpo y las mitocondrias que estimula adaptaciones beneficiosas.

¿Por qué estos factores de estrés? ¿Por qué no la exposición a la contaminación del aire, o el cloro y el fluor en el suministro de agua y la exposición a metales pesados? ¿Por qué no beber alcohol, fumar cigarrillos o someterse a estrés psicológico? ¿Por qué no todos los factores de estrés son iguales? La respuesta es que cada tipo de estrés se sitúa en un continuo, en un espectro del grado en que da beneficio y el grado que da, de daño potencial.

Lo que queremos cuando buscamos un tipo ideal de estrés hormonal es algo que tenga un potencial muy grande de beneficio y un potencial muy bajo de daño o de efectos secundarios negativos. Cuando miramos cosas como fumar cigarrillos, beber alcohol, o la exposición a metales pesados, como el plomo y el mercurio, todas estas son cosas que potencialmente podrían tener algún efecto beneficioso en dosis mínimas. Pero el potencial de beneficio es tan pequeño, y el potencial de daño es tan grande, que hacen realmente malos esos tipos de estresores a los que exponerse. Y así, estos tipos de estresores están asociados abrumadoramente con el daño, mientras que otros se asocian con el beneficio.

Otro punto clave aqui es que, para que el estrés tenga adaptaciones beneficiosas, necesitamos un equilibrio entre la exposición al estresor de forma muy aguda y transitoria (estrés temporal) por un lado, y el descanso, la relajación y la regeneración celular por otro. Todas estas cosas producen beneficios sorprendentes al producir un estrés temporal en el cuerpo. Al exponerse a estas formas de hormesis, el cuerpo hace adaptaciones que finalmente lo hacen resistente al estrés, resistente a la enfermedad y con más energía.

No solo estamos diseñados para sobrevivir a los factores de estrés, estamos diseñados para prosperar con ellos, y este es un concepto importante de entender desde una perspectiva biológica. No solo no nos perjudican, sino que tienen profundos beneficiosas para la salud. La falta de exposición de tu cuerpo a la cantidad adecuada de estrés produce una mala salud y un cuerpo débil, frágil, enfermo y fatigado.

En el pasado, era la era de la hormesis, y nuestros antepasados vivieron en una época en la que la hormesis estaba integrada en sus vidas. Estamos biológicamente adaptados a estas condiciones, y cualquier desviación de ellas es potencialmente perjudicial para la salud. Necesitamos estos factores de estrés sólo para que nuestras células y nuestras mitocondrias funcionen normalmente.

Ahora vivimos en una era anti-hormesis, donde el ejercicio ya no es un requisito, la comida está disponible, sin tener que ir a cazar, siempre que queramos. No tenemos que lidiar con la escasez de alimentos o el ayuno. Tener dietas chatarra que excluyen fitoquímicos es la norma para la mayoría de la gente.Vivimos en ambientes aislados, con clima controlado, climatizado, donde nunca tenemos demasiado calor o demasiado frio.

En la ausencia de estos estresores, que son los que estimulan a nuestras mitocondrias a ser grandes y fuertes, las mitocondrías se atrofian, se encogen y se arrugan, literalmente mueren y se vuelven débiles, frágiles y disfuncionales. Como resultado, tenemos la epidemia de la fatiga, las diabetes, las enfermedades del corazón, la depresión, ansiedad y todo tipo de enfermedades relacionadas con el estrés.

Si quieres un cuerpo de alta energía, entonces usar hormesis de forma regular es fundamental.

Este es el cambio de paradigma en torno al estrés. Es que el estrés no es malo.

La realidad es que muy poco estrés es tan insalubre y tóxico para tu cuerpo como el exceso de estrés o la sobrecarga total de sobrecarga de estrés. Queremos tener estos factores de estrés en nuestra vidas para que tengamos esas dosis transistorias de estresores beneficiosos mientras evitamos cosas como el estrés psicológico crónico o la exposición crónica a los metales pesados y la contaminación del aire.

Queremos dosis transitorias y breves de estresores, y queremos evitar los estresores crónicos patológicos. Cuando tenemos estos estresores incorporados en nuestras vidas y tenemos una cantidad moderada de los tipos correctos de estresores, eso es lo que crea una resistencia óptima a la enfermedad y altos niveles de energía. Es hora de dejar de pensar en los estresores como algo malo y en su lugar empezar a pensar en cómo funcionan en términos de forma.

He aquí una metáfora para entender cómo funciona la hormesis. El viento apaga una vela, pero ese mismo soplo de viento energiza un fuego. La clave aquí es que todos estamos expuestos a una ráfaga de factores de estrés en nuestras vidas: no hay forma de evitarlo. La cuestión es que queremos ser el fuego y no la vela.

Demasiado estrés-traumático, será demasiado abrumador para que el sistema lo gestione, desencadenando en su lugar un colapso devastador, fatiga y enfermedad. Demasiado poco estrés proporcionará muy poco impulso para la transformación y el crecimiento. Se puede pensar en ello como un debilitamiento del umbral de resilencia, debilitando las mitocondrias y provocando su atrofia.

La cantidad justa de estrés -estrés óptimo- provocará la recuperación al activar la capacidad innata del sistema para curarse a si mismo. Sin estos breves estímulos estresantes, nuestros cuerpos se marchitan y se debilitan hasta el punto de que perdemos nuestra capacidad de resistencia al estrés, y nos volvemos susceptibles a innumerables enfermedades. La hormesis es una poderosa medicina. Quizá no sea exagerado decir que la hormesis es la base de la buena salud, la resistencia a las enfermedades y la longevidad.

Los Mecanismos Detrás de la Hormesis

¿Cuáles son los mecanismos de la hormesis? ¿Cuales son esas adaptaciones de las que estamos hablando? Hay un número de diferentes estudios que ilustran esto en diferentes maneras, y hay docenas de diferentes mecanismos involucrados, pero los siguientes son algunos de los claves.

Obtenemos una señalización adaptativa de especies reactivas de oxigeno mitocondrial. Esto significa simplemente que el estrés hormonal crea un estallido transitorio de especies reactivas de oxigeno, y eso realmente estimula nuestros sistemas de defensa antioxidante celular para que se fortalezcan.

La autofagia aumenta, lo que significa que estimula a las células a reparar las partes dañadas y disfuncionales y a reconstruir partes de la célula más robustas y partes de las mitocondrias que puedan soportar mayores cargas de estrés.

También hay proteinas de choque térmico y una serie de otra vias que se estimulan. En este escenario, se obtiene un estado de precondición que es básicamente cuando el cuerpo ha activado esas adaptaciones a ese estrés leve. Entonces, cuando el cuerpo se expone a factores de estrés intensos o a una alta carga de estrés corporal total, tienes células sanas a diferencia de lo que ocurre cuando no se ha expuesto previamente al estrés hormético. El mismo estresor ahora crea daño celular, muerte celular y disfunción mitocondrial.

Fundamentalmente, el mecanismo clave es que la hormesis afecta a nuestras mitocondrias.Toma mitocondrias pequeñas, dañadas, débiles y disfuncionales y las construye de nuevo en mitocondrias fuertes y saludables. Permite pasar de 500 mitocondrias por célula a 750 o incluso 1.000. Cuando se aumenta el número de mitocondrias en las céluas y el tamaño y la potencia de esas mitocondrias, puedes duplicar tu capacidad de energía.

¿Por qué la Hormesis es tan Importante?

Unas mitocondrias más grandes y más mitocondrias significan un motor celular más grande, lo que significa prevencion de enfermedades, mayor longevidad, mayor resistencia y más energía. La exposición regular a la hormesis es lo que mantiene tus mitocondrias fuertes, saludables y en modo energía. Hormeis es literalmente recablear tu cuerpo a nivel celular. Si estás aumentando el número y tamaño de tus mitocondrias, estas literalmente construyendo tu nivel de resilencia.

La hormesis puede ser la estrategia más importante para mejorar tus niveles de energía.

¿Hay alguna ciencia que le respalde? Si. hay docenas de estudios que sugieren que la hormeis es probablemente la estrategia más poderosa, no solo para mejorar la energía, sino también para la prevencion de enfermedades y longevidad.

Punto clave: Tener Múltiples capas de hormesis en tu vida es una clave importante para una salud y energía óptimas. Aunque el envejecimiento es un factor clave de la pérdida de mitocondrias, del daño mitocondrial y la disfunción, hay investigaciones que muestran que la hormesis es la clave para mantener niveles mitocondriales saludables y que es posible mantener mitocondrias fuertes y abundantes a medida que envejecemos (en lugar de perderlas), pero sólo si exponemos regularmente nuestras mitocondrias a estresores.

El declive mitocondrial no tiene porque ocurrir. Esto solo ocurre en el mundo moderno en personas que no se exponen regularmente al estres hormonal. Las personas que no participan regularmente en la hormesis, que es más del 90% del mundo occidental, están prácticamente garantizadas a perder aproximadamente la mitad de su potencial para producir energía entre los 20 y 40 años, y de nuevo se reducirá a la mitad entre los 40 y los 70 años.

La hormesis es la única manera de evitar que esto ocurra. Y puede ser la estrategia más importante para aumentar sus niveles de energía y luchar contra las enfermedades.

Dos Poderosos Tipos de Hormesis para Impulsar Tu Energía

La Saunas, una hormesis importante.

La hormesis del calor y la terapia de la sauna es simplemente una de las medicinas más poderosas conocida por el hombre…Hubo un artículo titulado: “Association between sauna bathing and fatal cardiovascular and all-cause mortality events” que encontró algo absolutamente notable. Encontraron reducciones masivas en las enfermedades cardiovasculares e incluso en la mortalidad por todas las causas (el riesgo de morir por cualquier causa) en proporción directa a la frecuencia del uso de la sauna y la duración del uso de la sauna.

Estudios publicados exponen que utilizar la terapia de la sauna, de infrarojos cercanos, en personas con síndrome de fatiga crónica es muy útil y seguro. En un caso se informa de la puntuación de la fatiga al inicio del estudio cuando empezaron un programa de 30 sesiones diarias de uso de la sauna. Por lo tanto hicieron una sesión de sauna por día en el transcurso de 30 días.

Esto es lo que sucedió con la fatiga con otras personas.. Pasaron de un promedio de 8 (sobre 10) a un promedio de tres o cuatro. Su nivel de fatiga se redujo a la mitad. Pasaron de una puntuación de dolor, un nivel de dolores corporales, que era de un ocho, a cerca de un dos. Otras personas pasaron de una puntuación de fatiga que era alrededor de 7, y luego al final de las 30 sesiones están en un dos o un tres. Luego, después de terminar la sauna, incluso alcanzando algunos 0,s y 1,s

Su dolor al principio estaba cerca de 8 ó 10 en promedio, y luego a la mitad de la terapia de sauna, su dolor ya está en un nivel de cero y uno, y luego continúa así durante el resto. Hicieron puntuaciones antes y después del baño de sauna en cosas como la fatiga, la depresión, la confusión (niebla cerebral) y sueño. La fatiga paso de 17 a 3 para la primera persona, y de 28 a 5 para la segunda persona (Obviamente, los numeros más grandes significan niveles más altos de fatiga, por lo que están pasando de niveles altos de fatiga a muy poco).

La depresión pasó de un 16 a un 0 para la primera persona, y de un 38 a un 0 para la otra persona. La confusión o niebla cerebral pasó de un 7 a un 1 y en otro caso de un 22 a un 4. Sus calificaciones de sueño pasaron de un 8 a un 0, y de 9 a un 1 ( menor número significan un mejor sueño). Por lo tanto, las mejoras masivas en la energía, en las reducciones de dolor, las mejoras en la función del cerebro, mejoras en el estado de ánimo, sólo por este simple tipo de hormesis.

30 días de un tipo de hormesis puede mejorar masivamente la función cerebral y los niveles de energía. Así de poderosa es la hormesis. Ahora, tienes varias opciones de cómo quieres integrar esta información en tu vida. Puedes salir y comprar una sauna, o puedes encontrar un gimnasio local o un balneario donde puedas usar una sauna alli; tal vez esté incluida en tu memebresia del gimnasio al que vayas o puedes encontrar un lugar cercano donde puedas usar una. Personalmente en casa usamos una sauna de infrarojos cercano, que nos hicimos nosotros y que no emiten ninguna cantidad de campos electromagnéticos, lo que es también muy importante. Pero de nuevo, si no puedes permitirte eso, se sugiere que te apuntes a un gimnasio o centro de ocio cercano donde puedes tener acceso por pocos euros.

Nota. Si sufres algun tipo de dolencia consulta antes a tu médico.

Hay Otra Forma de Hormesis, el Entrenamiento Hipóxico Intermitente.

Algo que es gratis y que puedes hacer desde ahora mismo. No requiere ningún equipo, sólo que empieces a practicar el entrenamiento hipóxico intermitente. Esto es algo que es poco conocido pero es increiblemente poderoso. Y básicamente, esto significa usar técnicas de respiración para inducir niveles bajos de oxigeno en la sangre para entrenar progresivamente a las mitocondrias para utilizar el oxigeno de manera más efectiva e inducir muchas de estas adaptaciones beneficiosas y médicas de las que hemos hablado.

Hay numerosos beneficios del entrenamiento hipóxico intermitente. Hablemos de algunos de los mecanismos de cómo funciona realmente. El entrenamiento de hipoxia intermitente enseña a tu sangre a extraer el oxigeno más eficientemente de los pulmones. Los alvéolos (un pequeño saco de aire dentro de los pulmones en el nivel más pequeño) están conectados a un capilar, que es un vaso sanguíneo muy pequeño por donde pasa la sangre, deja el dióxido de carbono y recoge el oxígeno.

Cuando haces este entrenamiento hipóxico intermitente, literalmente remodelas esta interfaz entre los pulmones y la sangre para ayudar a tu sangre a extraer el oxígeno de manera más eficiente. También afecta directamente a tus mitocondrias y las protege de los daños. También ayuda a construir tus mitocondrias y su tamaño. Biogenesis mitocondrial.

En el siguiente vídeo puedes ver lo sencillo de la técnica:

Hay un estudio que consistió en hacer una biopsia en los tejidos del pulmon y del corazón de ratas sanas para ver cómo se adaptaron al entrenamiento hipóxico intermitente, y encontraron un cambio en la estructura de las mitocondrias llamada “mitocondrias dentro de las mitocondrias”, y dicen que este es un mecanismo de adaptación adicional para el entrenamiento hipóxico intermitente.

Estas prácticas de respiración, que puedes ver en el video superior, cambian literalmente la forma y la estructura de tus mitocondrias. Sin embargo, la mayoría de la gente nunca ha oido hablar del entrenamiento hipóxico intermitente. Es conocido principalmente en el mundo del atletismo, donde ha sido utilizado con éxito por los atletas para mejorar su estado físico y su rendimiento por muchos años.

Sin embargo, se da el caso de que los no deportistas pueden incluso obtener beneficios más profundos de esta práctica. En un estudio con hombres sanos que no hacian ejercicio actualmente, la adaptación aumentó la cantidad total de trabajo realizado en una bicicleta estática en un 27%, el rendimiento máximo de su corazón en un 15%, y su capacidad pulmonar aumentó hasta un 40%, por lo que esto está haciendo grandes adaptaciones en su cuerpo.

Otro estudio realizado en 102 pacientes humanos concluyó que el entrenamiento hipóxico intermitente puede ser un entrenamiento antienvejecimiento de buena fe porque ayuda al cuepo a limpiar las mitocondrias dañadas y disfuncionales y las sustituye por mitocondrias sanas, más grandes y fuertes, entre otros mecanismos antienvejecimiento.

El entrenamiento hipóxico intermitente es una medicina muy poderosa y una forma muy potente de hormesis, para fortalecer y construir tus mitocondrias.

Nota. Si sufres algun tipo de dolencia consulta antes a tu médico.

Edificando Tu Motor Celular con Hormesis

Si estamos tratando de superar la fatiga y aumentar nuestra energía, estamos tratando de pasar de débiles y frágiles mitocondrias, no muchas de ellas y un bajo umbral de resilencia, hasta grandes, fuertes y sanas, con muchas mitocondrias y un umbral de resilencia muy alto. Queremos un cuerpo que sea capaa de hacer frente a los factores de estrés de la vida, manteniendo un estado de alta energía.

La resistencia al estrés es paralela a la salud de tus mitocondrias. La salud de tus mitocondrias predice tu resistencia a la enfermedades, tu longevidad, tu capacidad de recuperación y lo más importante, tus niveles de energía. La única manera de impedir que se produzca la disminución del número, el tamaño y la capacidad de las mitocondrias, a medida que envejecemos, es a través de la hormesis.

La única manera de evitar este escenario de fatiga, sintomas cerebrales, envejecimiento acelerado y pérdida de resilencia es a través de la hormesis.

Mantente atento a nuestro siguiente artículo para repasar estrategias muy potentes para aumentar tus niveles de energía.

 

Recent Posts

Dejar un comentario

0

Start typing and press Enter to search